Aeropuerto de Beijing

El aeropuerto de Beijing de Norman Foster

29 junio 2009

El aeropuerto de Beijing de Norman Foster

El proyecto del aeropuerto de beijing es el más sofisticado y grande del mundo. El mismo pertenece al arquitecto británico norman foster y en él, logró armonizar la simbología asiática con el diseño occidental.

En líneas generales, el diseño consta de una cubierta aerodinámica que recuerda la forma de un dragón.

Características del aeropuerto de Beijing:

El aeropuerto de beijing cuenta con una superficie de 986.000m2, La terminal mide casi 3.000m de largo, con una explanada dividida en tres secciones que se conectan entre sí por medio de un servicio de tren.

Para el diseño, Foster empleó elementos de la arquitectura tradicional china, como el techo dorado y las columnas rojas, a imagen de los palacios imperiales. La forma exterior recuerda a la figura de un dragón. Las ventanas del techo tienen forma triangular y permiten aprovechar al máximo la luz solar y conservar el calor. Los principales materiales empleados son el acero y el vidrio.

El aeropuerto cuenta con una conexión de tren que conduce al centro de la ciudad y que emplea unos quince minutos en recorrer los 28km que los separan.

El sistema de equipaje emplea la más avanzada tecnología y puede manejar alrededor de 19.800 maletas por hora. Posee casi trescientos mostradores de facturación.

El tiempo de construcción fue de casi cuatro años, la ubicación de la nueva terminal 3 está junto a la pista antigua del aeropuerto.

En una vista aérea, la terminal 3 consta de tres volúmenes interconectados, la T3A, B y C. La planta se despliega a ambos lados y alberga las salas de partida y arribo de la T3A y T3B, la T3C se encuentra en el centro del esquema; de este modo se mantiene una superficie compacta y sustentable. Entre los tres componentes se mantiene una conexión visual, no obstante los tres mil metros de longitud del conjunto.

La fachada tiene un techo en voladizo levemente curvado hacia la entrada de los pasajeros provenientes de la carretera o el Centro de Transporte Terrestre. Las zonas de arribo y partida siguen el esquema tradicional, albergando los arribos en la planta superior, para ofrecer a quienes llegan al aeropuerto de beijing una vista panorámica y la planta inferior para las partidas.

En el interior se creó una diferenciación de zonas mediante el uso de una escala tonal de 16 tonos de color, que simplifica la ubicación dentro del edificio.

El edificio emplea recursos de arquitectura ambiental, como los tragaluces triangulares orientados hacia el sureste para aumentar la ganancia de calor matinal, los sistemas de control automatizados permiten reducir el consumo de energía al mínimo.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen