Biomímesis en arquitectura

Biomímesis en arquitectura

21 octubre 2013

Biomímesis en arquitectura

La arquitectura se ha inspirado en la naturaleza buscando reproducir ciertas formas naturales en sus líneas geométricas puras o estudiando dichas formas y sus detalles. La biomímesis en arquitectura va un paso más allá, buscando replicar los procesos de generación de las formas mediante el estudio de la morfogénesis.

Dichos estudios buscan descifrar las leyes matemáticas que rigen los patrones naturaleza para poder crear algoritmos que permitan al hombre recrear dicho fenómeno de manera artificial.

El manejo de estos algoritmos no produce una solución única, sino un espectro de posibles soluciones, del mismo modo que en la naturaleza no existen dos árboles idénticos. Esto modificaría sustancialmente la forma de producir la arquitectura, cambiando de la repetición sistemática de elementos exitosos, a la producción de piezas todas diferentes.

Una de las estructuras que se ha estudiado más frecuentemente en arquitectura es la de los radiolarios, organismos marinos unicelulares, cuyo código genético solo alberga unas pocas definiciones sobre su forma global, con intrincados esqueletos formados de sílice cuentan con una cápsula central que separa a la célula en sección externa e interna.

Biomímesis en arquitectura

Podemos citar dos ejemplos de biomímesis en arquitectura, el ShellStar Pavilion del estudio Matsys en Hong Kong y el Radiolaria Project de la Universidad de Kassel en Alemania. Ambos diseños cuentan con escasa definición previa, ya que la forma global surge de los algoritmos que simulan la gravedad. Las superficies obtenidas se subdividen utilizando algoritmos de teselación hexagonal optimizados, los cuales son sometidos a estudios estructurales.

El grupo de investigación Mediated Matter, del MIT Media Lab, precedido por Neri Oxman, busca unificar el proceso de análisis con el de diseño y fabricación, logrando edificios que puedan modificar su configuración por sí mismos al igual que los organismos naturales, como por ejemplo, los huesos que aumentan su sección a medida que aumenta el peso del individuo. Estas teorías vislumbran edificios configurados en diversos tipos de resinas flexibles y rígidas, capaces de soportar los requerimeintos ambientales y estructurales, como la transmisión de luz o calo, o la distribución de la energía almacenada.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen